Otros Modelos BL



En los lagos de pesca deportiva o en la pesca en aguas tranquilas con reglamentos de no matar, a menudo se da el caso de que los peces están sobreestimulados por los señuelos brillantes de todo tipo y pueden dejar de prestar mucha atención a este tipo de cebo tan llamativo.

Por ello, lo mejor en caso de apatía por parte de nuestros amigos con aletas suele ser intentar estimularlos con moscas artificiales que imitan las posibles presas naturales que un pez tiene a su disposición en el estanque, como: mosquitos, moscas, chinches, escarabajos, libélulas, arañas, crustáceos, gusanos, mejillones, caracoles, ranas, renacuajos y otros anfibios, así como diversas presas. Por no hablar de todas las criaturas terrestres que caen al agua y se convierten en presa fácil para los peces.

Esta gran variedad de alimento disponible y el hecho de que los peces pueden inspeccionar la presunta presa durante mucho más tiempo y más de cerca en un lago que en un arroyo, donde sólo tienen unos segundos para decidir si se apoderan de la presa o la dejan a la deriva en la corriente, impone grandes exigencias a la confección de la mosca artificial que se quiera utilizar. No sólo debe ser una buena imitación de la presa natural, sino que sobre todo debe producir movimientos y vibraciones que parezcan lo más realistas posible para engañar a los peces y atraerlos a picar.

En esta categoría ofrecemos una serie de moscas que imitan perfectamente al insecto real. Las colas y las patas se mueven de forma muy realista en el agua, incluso con el más ligero tirón de la linea. Con estas moscas podrá atraer a los peces más desconfiados en aguas con mucha presión de pesca.